Monthly Archives: September 2018

5 Hábitos para una familia que come junta

Les voy a confesar un secreto que me remuerde desde dentro. Este secreto es un pensamiento que me invade cada vez que llevo a mi esposa a sus sesiones de mesoterapia en CDMX y mientras ella entra a hacer las cosas que sea que hagan dentro del consultorio con sus agujas y sus líquidos inyectables, volteo a ver a las personas que me rodean y a sus hijos que dan vuelta sin sentido que recuerdo en mi niñez a la hora de la comida y pienso “¿cómo los papás dejan que sus hijos se comporten así?”. Entre tantos niños descontrolados siento que necesito colocarme un casco y calzado de seguridad para evitar que uno de ellos me haga caer o se aviente contra mí, mientras sus mamás están embobadas con sus teléfonos.

Cuando era niño era muy distinto, si tu mamá te decía “DETENTE” en ese momento tenías que detenerte o venían graves consecuencias.

Claro que hay muchos momentos donde recuerdo a mis papás disciplinándome, uno de los mejores ejemplos era cuando mi mamá nos llamaba a la mesa a comer, ya que si no acudíamos mi papá nos amenazaba con bajar el interruptor de la luz para cortarnos la electricidad y dejáramos de ver el programa de televisión que tanto nos estaba entreteniendo. No era hasta que todos estaban en la mesa que todos comenzábamos a comer, era muy bello y nos unía como familia.

Mis papás nunca han sido unos genios en la crianza de niños, lo que saben lo aprendieron de echar a perder a mi hermano y a mi, pero sí sabían algo que muchos años después los investigadores encontraron y es que los niños que comen con sus familias son menos propensos a sufrir depresión y a obtener mejores resultados en la escuela.

Es por esto que te quiero compartir 5 hábitos que llevan a cabo las familias saludables a la hora de la comida:

1- La familia se sienta junta

La mesa del comedor es el mejor lugar para compartir y generar un espacio de confianza que permite a los niños y adultos convivir al mismo nivel, sin jerarquías familiares. Es en este lugar donde la dinámica padre e hijo se deja de lado para incluir una dinámica en familia. Como niño, en este lugar se te permite unirte por primera vez a una conversación con adultos, donde tu día es tan emocionante e importante como el de tu papá, es por esto que este espacio es tan importante para incluir a todos en el núcleo familiar.

2- No obligar a nadie a ser parte de la familia

Está bien querer hacer de tu familia un punto muy importante pero no lo hagas una obligación. Tú puedes tener las mejores intenciones de tener a tu familia compartiendo un momento de relajación juntos pero si alguien no puede estar por tener que ir a casa de un amigo a jugar o porque está haciendo tarea en casa de uno de sus compañeros de escuela, no lo hagas tan importante y no te enojes al respecto, todos queremos ser parte de un club y la familia no es el único que existe pero sí puedes hacerlo el más importante.

3- Se alejan de los electrónicos

Así como cuando mi papá nos apagaba la televisión y los videojuegos para prestar atención a la conversación familiar, en la época moderna los padres (que son los que generalmente están hiperconectados en sus celulares) necesitan bajar sus dispositivos móviles para convivir entre todos.

4- Recuerdan por qué están juntos

Una familia saludable no está junta por sus compromisos, sus obligaciones, ni siquiera por la comida que está en la mesa sea “hecha en casa”. No te preocupes si tu comida no es digna de ganar un millón de likes en Instagram, si quieres puedes comprarla hecha, lo importante es compartir el momento con tus hijos.

5- La hora de la comida no tiene que ser en la mesa del comedor

Así como no es necesario que tú hagas la comida, tampoco es necesario que tu desayuno, comida o cena familiar sea en tu comedor, puedes cambiarlo a la sala (con la televisión apagada por supuesto), la casa de la abuela o incluso en un restaurante familiar, no tienes que hacer la hora de la comida un protocolo, es un momento para estar juntos y disfrutarlo TODOS, hasta tú.