De vuelta y renovada.

Sé que estuve un poco distante, es decir, no había escrito en este blog pero me fui de viaje con mi esposo después de tantos años de no haber viajado juntos como pareja. Habíamos comenzado a tener muchos problemas y creí que lo mejor era un viaje como antes cuando eramos novios. Y de hecho si, funcionó perfectamente.

Conocimos lugares y personas increíbles, coincidimos en dos destinos con una pareja muy parecida a nosotros y nos ayudaban a darnos cuenta de en las cosas que estábamos mal y a reflexionar. El hombre en la pareja trabajaba en una empresa de informática y cosas de computadoras y algo de sap business one, un tema del que hablaba mucho. Y su esposa, Margaret, a pesar de trabajar en la misma empresa Xamai. Estaba en otra área, era más como ventas y publicidad. Por supuesto, los hombres congeniaron más y las mujeres por nuestra parte, sin embargo, entre los cuatros creamos una relación muy simpática, amena y fácil de continuar. Hicimos un par de excursiones juntos y fue muy divertido. Recordé cuando eramos jóvenes y nuestros amigos comenzaban con sus relaciones y poco a poco fuimos saliendo en parejas y bajita la mano, entre las mujeres nos presumíamos quien tenía al hombre y la relación más perfecta. Y fue entonces cuando comencé a recordar todas las virtudes que tenía Antonio Jose, mi esposo y cuáles fueron las razones por las que me enamoré de él.

Teníamos que tomar un vuelo de Barcelona a Paris, pero esa noche hubo una tormenta y AirFrance nos hospedó en un hotel junto al aeropuerto, y esa noche nos sirvió para completar la felicidad que tanto buscábamos. Nos encontrábamos cenando en el restaurante y sin decirnos nada, nos quedamos viendo diciendo todo con la mirada, perdonándonos, disculpándonos y comprometiéndonos. Fue en ese momento cuando sabíamos que todo marcharía mejor, así que terminamos la noche entre puras risas y bellos recuerdos. Por supuesto, también planeamos nuestro siguiente viaje pero por ahora, teníamos que regresar con nuestra familia y enseñarles a nuestros hijos que el verdadero amor de una familia es irrompible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *